Agencias 
 
-Al verse abajo en las preferencias electorales y perdiendo el poco apoyo que tenían, Beto Silva y Pepe Mancha por medio del poco valorado periódico que ya nadie lee y mucho menos compran “El Heraldo de Tuxpan” han emprendido una campaña de desprestigio contra el candidato que está arriba en las encuestas, el morenista José Manuel Pozos Castro.

La guerra sucia obedece a intereses oscuros de los candidatos a la alcaldía de Tuxpan por la alianza PAN-PRI-PRD y por el PVEM, que ahora, al verse cada vez más lejos del primer sitio, se han aliado para desacreditar al puntero, a base calumnias y mentiras.
 
Han destinado los recursos del pueblo a pagar la publicación de notas sin registro ni sustento, basadas sólo en información que carece de objetividad y claridad con el único propósito de tratar de dañar a quien saben va a arrasar con ellos el 6 de junio.
 
Estas acciones coincidieron con los intereses voraces de la familia Sánchez Macías obedeciendo a quienes tanto daño le han hecho a Tuxpan y al Estado, y que aún tienen pendientes con la justicia por su pasado de corrupción al haber cobrado convenios de publicidad fantasmas con Duarte y Silva.
 
No han sido menores los líos con la justicia en los que se han metido varios miembros de la familia Sánchez Macías, primos de la exesposa del exgobernador Javier Duarte -dicho en su momento por ellos mismos-, por diversos ilícitos, relacionados con fraudes en contra del patrimonio de los veracruzanos.
 
El 26 de noviembre de 2019, el exdiputado local Eduardo Sánchez Macías fue arrestado por los mismos hechos, y este año, un juez negó el amparo y la protección de la justicia federal a Francisco Javier (mismos apellidos) y confirmó la orden de aprehensión en su contra.
 
Stalin, otro de ellos, busca ampararse de una orden de captura que la Fiscalía General de la República tiene en su contra; aunque obtuvo una suspensión provisional, el proceso no ha concluido.
Hasta el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares en su momento antes de que de la noche a la mañana se convirtieran en sus aliados ordenó investigar al Grupo Editorial Sánchez, propiedad de la familia Sánchez Macías y del suegro de Javier Duarte, Antonio Macías Yazegey, por recibir casi 230 millones de pesos -sin justificar- durante el sexenio anterior.
 
Esta familia ha amasado una gran fortuna como resultado de los contratos millonarios de publicidad que les otorgó el gobierno priista del hoy huésped del Reclusorio Norte y por el pago de campañas sucias como la que ahora han orquestado a base de mentiras.
 
Por años, han vivido de este tipo de actividades, se acomodaron a esos tiempos que ya se acabaron. Entre corruptos se alían para beneficiarse porque solos contra Morena no les dan los números, aunque después se traicionen. Pero el viejo régimen tiene los días contados. En Tuxpan están a punto de que la transformación imponga la justicia que tanto se necesita.
 
Algún día se han preguntado porque los Mancha no han tocado al Cisne por haber endeudado a Tuxpan por más de 240 millones de pesos, ni tampoco se preguntan por qué Silva nunca ha cuestionado el desastre financiero que tienen los Mancha en el ayuntamiento tuxpeño.
 
Se lo dejamos de tarea inteligente elector.
 
Fuente: Coatza Digital 

VER TAMBIÉN

Veracruz se consolida como un estado seguro y de justicia efectiva: Gómez Cazarín

(Boletin).- Limpiar a la Fiscalía General del Estado de los contubernios del pasado permit…