Rusia.- El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente ruso, Vladimir Putin, se reunieron el miércoles en una inusual cumbre en la que discutieron asuntos militares, la guerra en Ucrania y la posible ayuda rusa al programa satelital secreto del Estado comunista.

Putin mostró a Kim el sitio de lanzamiento de cohetes espaciales más avanzado de Rusia en el Lejano Oriente de Rusia después de que Kim llegara en tren desde Corea del Norte. Kim hizo numerosas preguntas detalladas sobre los cohetes mientras Putin le mostraba el cosmódromo de Vostochny.

Después de la gira, Putin, de 70 años, y Kim, de 39, mantuvieron conversaciones durante varias horas con sus ministros y luego uno a uno, seguido de un opulento almuerzo de albóndigas rusas «pelmeni» hechas con cangrejo de Kamchatka y luego esturión con champiñones y patatas. Kim brindó con una copa de vino ruso por la salud de Putin, por la victoria de la «gran Rusia» y por la amistad entre Corea de Norte y Rusia, prediciendo la victoria de Rusia en su «lucha sagrada» con Occidente en la guerra de Ucrania.

«Creo firmemente que el heroico ejército y pueblo rusos heredarán brillantemente sus victorias y tradiciones y demostrarán vigorosamente su noble dignidad y honor en los dos frentes de las operaciones militares y en la construcción de una nación poderosa», dijo Kim a Putin. «El ejército y el pueblo rusos ciertamente obtendrán una gran victoria en la lucha sagrada por el castigo de un gran mal que reclama hegemonía y alimenta una ilusión expansionista», añadió Kim, levantando su copa.

Funcionarios estadunidenses y surcoreanos han expresado su preocupación de que Kim proporcione armas y municiones a Rusia, que ha gastado grandes reservas en más de 18 meses de guerra en Ucrania. Moscú y Pyongyang han negado tales intenciones. Putin dio numerosos indicios de que se discutía la cooperación militar, pero reveló pocos detalles. El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, asistió a las conversaciones y el Kremlin dijo que los vecinos discuten temas delicados que no deben discutirse en público.

Cuando los medios rusos, a quienes se les dio acceso significativo a la cumbre, le preguntaron si Rusia ayudaría a Kim a construir satélites, Putin dijo: «Por eso vinimos aquí».

Para Rusia, la cumbre fue una oportunidad para molestar a Estados Unidos, la gran potencia que apoya a Ucrania, aunque no estaba claro hasta qué punto estaba dispuesto a llegar Putin para cumplir cualquier lista de deseos tecnológicos de Corea del Norte. El mandatario ruso dijo que Kim ahora planea visitar fábricas de aviación militar y civil en la ciudad rusa de Komsomolsk-on-Amur e inspeccionar la flota rusa en el Pacífico en Vladivostok.

Putin y Kim se llamaron «camaradas» durante el almuerzo y Putin recordó repetidamente a Kim que fue la Unión Soviética la que respaldó a Corea del Norte, y fue la primera en reconocerla después de poco más de 75 años de su creación.

En medio de la guerra de Ucrania, que se ha convertido en una guerra de desgaste de artillería, Estados Unidos y otros aliados de Kiev están observando si la visita de Kim allana el camino para un suministro de artillería a Moscú. Rusia se ha unido a China para oponerse a nuevas sanciones contra Corea del Norte, bloqueando una iniciativa liderada por Estados Unidos y dividiendo públicamente al Consejo de Seguridad de la ONU por primera vez desde que comenzó a castigar a Pyongyang en 2006.

Cuando se le preguntó sobre la cooperación militar, Putin dijo que Rusia cumplía con las reglas internacionales pero que había oportunidades para explorar.

La elección de reunirse en el cosmódromo de Vostochny, un símbolo de las ambiciones de Rusia como potencia espacial , fue notable, ya que Corea del Norte falló dos veces en lanzar satélites de reconocimiento en los últimos cuatro meses. Después de mostrarle a Kim el edificio donde se ensambla el Angara, el nuevo cohete de lanzamiento espacial ruso de 42,7 metros, Putin dijo que Kim había mostrado un «gran interés en la ingeniería de cohetes» durante la visita.

Antes de su reunión con Putin, Kim firmó en coreano el libro de visitas:«La gloria de Rusia, que vio nacer a los primeros conquistadores del espacio, será inmortal».

Mientras Kim avanzaba en tren por los bosques de Rusia, Corea del Norte lanzó dos misiles balísticos de corto alcance desde una zona cercana a la capital, Pyongyang, hacia el mar frente a su costa este. Fue el primer lanzamiento de este tipo realizado por Corea del Norte mientras Kim estaba en el extranjero, dijeron analistas, lo que demuestra un mayor nivel de delegación y sistemas de control más refinados para los programas nuclear y de misiles del país.

Kim había realizado solo siete viajes al extranjero en sus 12 años en el poder, todos en 2018 y 2019. También cruzó brevemente la frontera intercoreana dos veces. La composición de la delegación de Kim en Rusia, con la notable presencia del director del Departamento de Industria de Municiones, Jo Chun Ryong, sugirió una agenda con mucha cooperación en la industria de defensa, dijeron los analistas.

«En Corea hay un proverbio: la buena ropa es la nueva, pero los viejos amigos son los mejores amigos. Y nuestra gente dice: un viejo amigo es mejor que dos nuevos», dijo Putin a Kim. «Esta sabiduría popular es plenamente aplicable a las relaciones modernas entre nuestros países».

Fuente:- Excelsior 

VER TAMBIÉN

Las rehabilitaciones hechas a nivel nacional van por buen camino: Claudia Sheinbaum

Minatitlán – Luego de realizar la visita a la Refinería de Minatitlán, como parte de…