Dulce Olvera

– Ciudad de México.– Jornaleros agrícolas, quienes asperjan plaguicidas tóxicos en los cultivos, presentan llagas en los pies, salpullido, malformaciones, conjuntivitis, diarrea, intoxicación o hasta tumores, malestares que también se han observado en los familiares con los que conviven incluidos sus hijos, de acuerdo con la Red Nacional de Jornaleros.

La Secretaría de Salud no ha publicado algún estudio que demuestre la relación entre la exposición crónica a los plaguicidas y las secuelas en trabajadores del campo. Pero existe diversa evidencia científica sobre los efectos a la salud humana como cáncer, daños al cerebro, al sistema nervioso y al hígado, defectos de nacimiento, esterilidad, abortos espontáneos, alteraciones hormonales y afectación del sistema inmunológico, entre ella, la citada en el informe de la Red de Acción sobre Plaguicidas (RAPAM, 2017) y la recomendación 82/2018 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Sin embargo, en el Senado un grupo de legisladores de Morena prepara un dictamen con iniciativas que legislan el uso de plaguicidas altamente tóxicos que incluyen, tanto la postura científica de retirarlos de inmediato, como la de la agroindustria que pide no prohibirlos sino dosificarlos, por lo que organizaciones han señalado un claro cabildeo contra la salud.

Al respecto, esta semana el Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que aún no está resuelto lo del herbicida glifosato que prohibió gradualmente en un decreto de 2019. “Hemos limitado el uso, pero no lo podemos cancelar de manera tajante porque necesitamos una alternativa”, dijo en Palacio Nacional. “En eso estamos, pero en todo caso –pese a las presiones de empresas extranjeras– se pone por delante la salud”.

JORNALEROS SIN PROTECCIÓN

La Secretaría del Trabajo está regulando la subcontratación incluyendo el sector agrícola, pero aún gran parte de los trabajadores del campo, entre ellos menores de edad, no tienen seguridad social y deben recurrir a médicos y farmacias privadas cuando presentan síntomas tras una larga exposición a insecticidas, fungicidas o herbicidas.

“No sólo se enferman los jornaleros por estar directamente vinculados a los productos a veces sin equipo especial (como mascarillas, solo cubrebocas o paleacates), también son efectos que recienten sus familias cuando están en el albergue por el contacto con la ropa o los utensilios de cocina, o también al amamantar”, dijo Margarita Nemecio, del Centro de Estudios en Cooperación Internacional y Gestión Pública e integrante de la Red Nacional de Jornaleros.

En representación de los que trabajan con frutas y verduras intoxicados, requirió: “Los plaguicidas peligrosos necesitan regularse porque los efectos no solo son en los trabajadores agrícolas, también en el resto de la población que consume estos productos rociados. No es sólo ver si habrá impacto en la producción, sino también en el ambiente, en las personas que estamos alrededor y los consumidores”.

Fuente: Sin Embargo

VER TAMBIÉN

Provocan balaceras en Tamaulipas suspensión de clases

C. Medina – Ciudad de México.- Las autoridades de Nuevo Laredo, Tamaulipas, reportar…